18 julio 2007

Anda que....

¡Mira que yo lo decía! ¡Por Dios! ¡Por Dios! ¡Que no me encuentre a un animalito abandonado en la calle, que no tengo corazón para dejarlo tirado! Bueno, pues hoy me he encontrado una perrita. Llegando a casa después del trabajo. ¡Y yo ya tengo perro! Es un caniche de pelo marrón muy clarito, andaba sola muy desorientada, me he esperado en la calle a ver si era de alguien, y como evidentemente no, aquí lo tengo. Marrón.
Lo vamos a llevar al veterinario a ver si tiene microchip puesto y damos con el dueño, por si está perdido y no abandonado. No es callejero seguro, está gordita, sabe jugar a traerte la pelota cuando se la tiras, te hace carantoñas, te pide que la cojas en brazos y viene cuando la llamas. Puede que en el veterinario nos pongan en contacto con alguien que la quiera, si no, le buscaremos un dueño como locos. Si tampoco da resultado, haremos cualquier cosa menos abandonarla.
El que compra un perro como regalo y lo larga a los dos meses es un auténtico cretino, por no decir otra cosa peor.

3 comentarios:

Greeny dijo...

¿Cretino?

Te has quedado muuuuuuuuuy corta, pero no diré otras palabras más fuertes porque estamo en horario infantil.

Mercedes dijo...

Termino de contar la historia de la perrita, que afortunadamente ha tenido un final feliz.

La llevamos al veterinario y no tenía microchip. Además, nos dijeron que era muy mayor, más de diez años, y que tenía un par de quistes. Eso me hace pensar todavía con más fundamento que ha sido abandonada, cualquier canalla que la ha tenido todo este tiempo y la ha dejado en la calle cuando ha considerado que era muy vieja. Yo ni me lo podía imaginar porque en casa estaba muy activa, muy juguetona y carillosa, correteando de un lado a otro y jugando.

Con esas credenciales, nadie quería quedarse con ella, a mí me iba a dar algo y mis padres me daban el coñazo diciendo que por qué simplemente no había mirado para otro lado.

Finalmente, esta mañana mi madre ha vuelto a ir al veterinario y le han dado el teléfono de un hombre mayor que vive solo y recoge todo tipo de animales abandonados, y allí la hemos llevado. Este señor en cuestión tiene un pedazo de chalé en una de las zonas más pijas de la ciudad y allí da cobijo a todos los animales que le lleven. A la mayoría les busca un nuevo dueño, pero algunos se los queda, y esta perrita le ha hecho tanta gracia - la bañamos y estaba preciosa, una bolita saltarina - que ha decidido quedársela y cuidarla.

Me siento muy aliviada porque esto me había quitado el sueño, la verdad. :)

Greeny dijo...

Estoy orgulloso de tí :)

Me gusta la gente que no mira para otro lado :)