23 julio 2007

Amarás al líder sobre todas las cosas.

Os dejo aquí el enlace a un reportaje de Jon Sistiaga sobre Corea del Norte que me ha impactado. Muestra un mundo surrealista y tétrico que parece sacado de una novela de ciencia ficción al estilo de "1984" de George Orwell o "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, que teorizan sobre las consecuencias del ejercicio del poder absoluto sobre una población alienada, atemorizada y mantenida en la ignorancia.

Menos mal que existe YouTube para los que vemos poco la televisión y no estamos al tanto de las pocas cosas de calidad que se emiten. El reportaje merece mucho la pena el tiempo que se emplea en verlo. Admiro la valentía de Jon Sistiaga y de los demás periodistas que se juegan el pellejo, fingiendo que son simples turistas, para retratar la deprimente realidad norcoreana. Son personas que le dan prestigio a su profesión, en la que hay tanto memo suelto.

Mención especial merece nuestra aportación nacional al régimen, el tal Alejandro, presidente de la Asociación de Amigos de Corea, a medio camino entre el loco siniestro obsesionado con una causa que por lejana, no entiendo qué le podrá importar, y el caradura que vive del cuento de erigirse, él mismo con su mecanismo, en representante de Corea en España y de España en Corea, con lo que, además de pasearse vestido con uniforme coreano tapizado de condecoraciones, Dios sabe por qué, consigue viajes gratis al paraíso del "Amado Líder" y, por descontado, financiación por contar sus explicaciones imposibles sobre la bondad del régimen a quien quiera escucharlas.

En definitiva, os animo a que os pongáis cómodos ante el ordenador y le dediquéis un ratito. No tiene desperdicio.

7 comentarios:

Greeny dijo...

Gran reportaje, lo vi cuando me lo pasó un amigo hace sólo tres días. Como tú, no veo apenas la tele (sólo "Humor Amarillo", porque "Perdidos" ya me lo pillo por Internet xD). Sin duda recomendable, increíble que aún existan cosas así.

Y por cierto, ya que lo citas, que gran libro "Un Mundo Feliz"...

Elena dijo...

Yo lo vi en la tele y flipé en colores. Vaya despliegue en los desfiles con las velas, te quedas embobado y haces lo que te digan, impresionante.
Besos

Mercedes dijo...

Flipante flipante. ¿Pero no pensáis que estos asiáticos son, en general, demasiado sumisos y manipulables? Quiero decir, en Europa hemos tenido regímenes dictatoriales, pero la gente ha protestado y pataleado, y de qué manera. Lo mismo ha sucedido en Latinoamérica.

Será que nosotros somos más individualistas y no llevamos bien los lavados de cerebro en masa ni las ceremonias colectivas de "diluye tu personalidad dentro de la masa", como las marchas de las antorchas o los ejercicios de coordinación de nosecuántos miles de personas.

Greeny dijo...

Por un lado, los europeos siempre hemos estado muy divididos (hablo de países, naciones, pueblos...) en un territorio muy pequeño, con diferencias importantes: ello lleva a, como dices, una gran individualidad. Por otro lado, hay que ver el nivel económico de lugares como éste... cuando uno tiene hambre, y miedo, se le abren dos soluciones: se puede volver más manipulable -éste es el caso, y salvando las muchas distancias, el de la Alemania nazi donde la gente se dejaba manipular (pues la mayoría sabía realmente lo que hacía, pero miraba a otro lado) para salir de la pobreza y el hambre, y para llenar su orgullo patrio tan pisoteado por una vengativa Francia (hay que saber ganar también) y tan bien alentado por Hitler-, o bien el pueblo puede responder alzándose -véase la "simpática" guillotina.

Parece que en el caso asiático, por su forma peculiar de ser -sólo hay que ver la huelga a la japonesa, impensable en España- son más dados a este tipo de dictadura.

Pero como todo, hablamos por hablar, pues ninguno vive allí.

Vaya rollo he soltado.

Mercedes dijo...

¡Os animo a soltar rollos! Si no, esto (el blog) me parece como una enorme habitación vacía cubierta de espejos en los que sólo me veo a mí misma y en la que sólo oigo mi eco... eco... eco... :-P

En cuanto a los alemanes, más que pudieran manipularlos, muchos optaron, como tú dices, simplemente por mirar para otro lado. Un chico alemán que conocí decía "vale que no sepas qué les hacen a tus vecinos judíos, pero si ves que faltan en su casa y que venden sus pertenencias, ¿no te preguntas al menos dónde están?"

Aceptaron un régimen totalitario que les prometió el oro y el moro después de la humillación y la crisis que supuso la pérdida de la Primera Guerra Mundial, y cuando se quisieron dar cuenta, el monstruo era tan enorme que ya aquello no podía acabar bien.

Todavía tienen mucho complejo de culpa. Y eso que en la guerra los machacaron sin piedad.

Greeny dijo...

Los machacaron sin piedad... pero ellos tampo se quedaron atrás... :O Me encanta el tema de la II Guerra Mundial, soy un friki de ella, a pesar de lo horrible que fue.

Anita dijo...

Bueno, pues yo también voy a soltar mi pequeño rollo, aunque ésta entrada no sea la última del blog.
Como bien dice greeny, es un poco hablar por hablar, pero no creo que en realidad sean mucho más manipulables que los europeos, quizá sí tengan más capacidad de organizar cosas colectivas.
No podemos olvidar eventos como el de la plaza de Tienanmen (no sé si se escribe así) en China, que fue una revuelta estudiantil contra el régimen, y en China que es quizá lo que más conocemos de allí es indudable que hay presos políticos.
En Europa los nazis manipularon indudablemente a la población, y en los regímenes comunistas de Rusia y Europa del este también. Dale a una dictadura tiempo y buena propaganda, y habrá muchos que lo sigan, aunque me gustaría pensar (no he visto el reportaje) que en Corea del Norte también hay algo de disidencia, no lo sé.
En fin, reflexiones que hace una...