02 mayo 2007

In manzanilla veritas

Ir a la Feria con la tropa del trabajo no tiene desperdicio, sobre todo cuando empieza a correr a raudales la manzanilla por las gargantas y el más formal se desinhibe, catavinos en mano, hasta el punto de exponer sin ninguna cortapisa, ante personas con las que no suele tener más relación que la profesional, sus teorías sobre los aspectos más íntimos de la condición humana.
Es el caso de uno de nuestros jefes, que bajo el calor de los farolillos nos contó su teoría sobre los hombres, entre los cuales se incluye a sí mísmo, vamos... digo yo. Según él, un hombre elige a su pareja según un criterio púramente físico. "No creáis que un hombre llegará a estar con una mujer porque le aporte algo o por sus virtudes morales. De entre las mujeres de su círculo, escoge a la que esté más buena y que le haga caso". Según él la prueba está en que hombres de 60 están con chicas de 30. "Si quisieran compañía, buena conversación, alguien que le entienda en esa etapa de la vida, estarían con alguien de su edad, pero para echar un polvo, mejor está la jovencita".
"¿Por qué está Brad Pitt cada dos años con una distinta? Porque puede. Porque hasta de la tía más buena se aburre uno cuando las endorfinas caen en picado tras los 18 meses que dura el enamoramiento de promedio. Después de eso, se necesita otro subidón, es decir, cambiar de pareja. Si la mayoría de los mortales no puede hacer eso, es porque su círculo social es mucho más reducido y porque su cuenta corriente no lo soportaría: sólo cabe resignarse a la costumbre. Las mujeres no son todas iguales, los hombres sí somos todos iguales. Mercedes, ¿te piensas casar? No te cases con un hombre".
Pues me ha fastidiado. Las niñas no me van. ¿Y los años invertidos en estudiar y culturizarme? Ahora resulta que tendría que haberme apuntado al gimnasio desde los 15 y dejarme de leer y esas tonterías. Eso no puede ser verdad, este hombre me ha arruinado moralmente. ¡Y yo que estaba esperando a mi príncipe buenorro, pero inteligente y culto, como el novio de la Obregón! ¡Que habla siete idiomas y tiene dos carreras, el tío! ¡Qué decepción!
Me gustaría saber qué opina la mujer de este individuo sobre su teoría, sobre todo teniendo en cuenta que no tiene más de cuarenta años y que lleva tan sólo cinco de feliz matrimonio.
En fin, me entrego a los brazos de Morfeo - que fina que soy - en cuya compañía todo es perfecto.
Besitos y buenas noches.

4 comentarios:

El Mario dijo...

Anda ya, ánimo, que no es así. Está claro que al final estás con alguien que te guste, estaría bueno que estuvieras con alguien que no te guste, pero en ese *gustar* hay gustos para todos los gustos... :)

Son hombres así los que nos dan mala fama al resto...

Ah, y feliz cumpleaños ;) (Nunca es tarde si la dicha es buena...)

Anónimo dijo...

no escuches a el sueño de morfeo,que son muy pesaos!

La abeja azteca dijo...

Esto es como todo: hay gente a la que le mola ir de flor en flor y hay gente a la que no. Pero también está este otro grupo de gente a la que le gustaría ir de flor en flor, pero se han tenido que conformar con libar un cardo borriquero. Y ahí hay muchos, medio frustrados y afirmando esas cosas sobre la naturaleza del hombre... En fin, cree el ladrón que todos son de su condición.

Por cierto, yo quiero a todas las mujeres.

Greeny dijo...

"cree el ladrón que todos son de su condición"

"Son hombres así los que nos dan mala fama al resto..."

Me quedo con esto, es un buen resumen.

Saludos