15 julio 2006

En la playa y con tacones.

Ayer me invitaron a una fiesta en casa de un amigo de Narumi. Yo no conocía a nadie salvo a ella, pero como no tenía mejor plan y era aquí al ladito de casa decidí ir. Cuando llego al piso, me encuentro a un montón de tíos en bermudas, camiseta y chanclas y a varias chicas con ropita ligera y el sujetador del bikini asomando por el escote. Pensé "¡coño, qué confianza tiene aquí la gente!" Poco después fueron llegando más jipis con sombrero de paja y gafas de sol - muy útiles a las doce de la noche - y fue cuando me enteré de que la fiesta era de temática playera. Fantástico. Y yo con mi top de tul y volantes, mis tacones y el joyerío puesto, menos mal que fui en vaqueros.
No sé si me estoy volviendo muy pija o me estoy convirtiendo en una ermitaña, pero ya no le veo la gracia a ese tipo de cosas. No me gusta disfrazarme, no entiendo qué quiere decir que un tío me tire un balón de playa desde la otra esquina de una habitación, ni me gusta estar en un ambiente en que los hombres todavían viven una prolongada adolescencia y sólo hablan de borracheras, historias guarras, o se pirran por hablar con las invitadas guiris sólo por el hecho de que vienen de lejos y hablen raro aunque sean unas tipas de lo más corriente. No, definitivamente he perdido la curiosidad por el elemento guiri en general y prefiero quedarme con las personas individualmente consideradas.
Ante semejante perspectiva, hice lo único que podía hacer, visitar el barreño de sangría tantas veces que perdí la cuenta, hablé con el personal, me reí, pero también le echaba miraditas al reloj y cuando se acabó la fiesta y se decidieron los que quedaban a seguir la marcha en una discoteca, me despedí y me fui a casa.
Es complicado lo de conocer gente nueva. Por un lado, ves que tu círculo se ha hecho pequeño, que cada uno lleva su vida, y te apetece ver caras nuevas al rededor, pero por otro, te gustan tus amigos y te sientes cómoda con gente que son como ellos, divertidos, tranquilos, alguno un poco loco, y todos con las neuronas bien aprovechadas, gente con la que te puedes reir a base de decir barbaridades o tener una conversación seria e interesante. Pero, ¿cómo se da uno cuenta de que a tu alrededor hay gente así en medio del barullo de un bar o una discoteca? ¿O en una fiesta donde te sientes fuera de lugar porque el rollo que allí se vive no te va en absoluto? Si a alguien se le ocurre algo, se admiten sugerencias.

8 comentarios:

El Mario dijo...

Esto ya lo hemos hablado tú y yo en ocasiones. Mientras nuestras amigas y amigos ya están emparejados, nosotros, que no tenemos, nos vemos un poco solos. A menudo no quieren salir si no es en pareja, y se han encerrado, en cierto modo, en sí mismos. Lo cual me parece bien, si es lo que quieren.

Entre tanto, nos tenemos que buscar actividades, si queremos conocer a gente. Deportes, idiomas, cursos, viajes... Y a veces encuentras gente y a veces no.

Una cosa que te puedo aconsejar, en cuanto a que suele ser efectivo, es que te apuntes a clases de baile. Es divertido, conoces gente, y haces algo de ejercicio.

Y si no, siempre te queda match.com ;)

Mercedes dijo...

Ya me apunto a cositas, pero no es tan fácil como parece. La razón: la abrumadora presencia del elemento femenino. No sé si es cierto eso de que hay más mujeres que hombres, pero sí es verdad que las chicas somos más lanzadas. En las clases de alemán somos casi todo chicas y sólo he tenido a un par de compañeros, los dos casados y uno de ellos bastante mayor.

Con los compañeros del trabajo, ídem de lo mismo: mayoría abrumadora de mujeres. Además, aunque nos llevamos muy bien, acotan muchísimo su ámbito de relaciones, y así te lo dicen de claro. Cuando quedamos, quedamos después del trabajo, que los fines de semana y las noches son fiestas de guardar, no se mezclan los compañeros con los amigos y jamás de los jamases se le presenta una compañera a tu marido o novio. Perfecto.

Lo del baile ya lo he probado. Muy divertido, conoces gente y haces ejercicio. Problema: a los chicos no les da por la danza del vientre. :P

El Mario dijo...

Ajem, pues no sé cómo lo haces, pero yo veo lo mismo pero al revés. Me apunto a clases de salsa, y hay más tíos. Me apunto a clases de idiomas, y hay más tíos. Me apunto a danza del vientre, y hay... no, ahí no había más tíos :D

No sé yo si sois más lanzadas, pero yo no lo veo. Mi mundo es eminentemente masculino, lo mismo que el tuyo es totalmente femenino. Por algún motivo, incluso cuando viajo en tren o en autobús, mi compañero de viaje siempre es un tío.

Y no, los amigos tampoco te presentan a sus amigas o parientes.

Así que me reitero. Prueba con el baile, pero no pruebes con la danza del vientre. La salsa, el tango, bailes de salón... pueden ser más fructíferos.

O match.com...

:p

Saludetes :)

Ricardo dijo...

Mario, apúntate a las actividades de Mercedes y viceversa.

La solución está delante de vuestros ojos, amigos...

Mercedes dijo...

¡Es verdad! O_O

Anita dijo...

Bueno, Meeer, esta claro que si no te gusta disfrazarte ni te divierte ver a gente desconocida hacer el ganso, esa fiesta no era lo tuyo. aunque quiza Narumi deberia haberte avisado de la tematica, pa que no te fueras hundiendo en la arena con los tacones. En cuanto a lo de conocer gente, si vas con tus amigos que son mas paraos y estan mas asentaos que un matrimonio en boda de plata (adivina en quien estoy pensando, aunque yo tampoco es que salga mucho de marcha ultimamente en Sevilla) pues tambien lo tienes crudo. Si sales de marcha a garitos y discotecas, yo no pensaria en que en esos sitios vas a conocer gente con conversacion interesante, porque el plan al que se va a esos sitios no es el de tener una tertulia literaria, obviamente. Quiero decir, que alli ira gente de todo tipo y seguro que muchas interesantes (como nosotras, claro, je, je) pero a veces las cosas no empiezan por ahi,por conversaciones con fundamento, y menos en discotecas, asi que pienso que una no debe cerrarse o cenyirse a unos esquemas determinados por el acomodamiento y las experiencias vividas, porque uno nunca sabe lo que le va a tocar vivir. Hombre, tampoco hay que volverse loco y lanzarse a cualquier cosa aunque sea encefalograma plano, claro. Y si quieres conocer gente masculina, como dice todo el mundo obviamente en la danza del vientre no va a ser, supongo que mas en salsa y demas. Y en tu trabajo son todo tias porque son administrativos y similares, si te fueras al departamento de informatica de una empresa o algo asi, ya verias...
Nena, cuando vuelva de Norwich y tu de Alemania, vamos a salir de marcha y puntazo de una vez, pero sin gente que no se anime a bailar, de marcha de verdad, a ver quien se apunta (incluidas tu y yo, que luego nos apalancamos)

El Mario dijo...

A Ricardo: Jomío, ya lo he hecho. Mercedes está apuntada a Alemán y hay na más que tías, pues yo estoy apuntado y hay sobre todo tíos. Y me ha entrado algún gay. Mercedes se apunta a baile y dice que en danza del vientre sólo hay tías, y lo corroboro. Pero a pesar de eso, siendo el único tío de una clase de danza del vientre, como que no es un buen sitio para ligar. Un poco raro. Y el departamento administrativo de mi empresa no mola. En el curro mejor que no encuentres nada. A pesar de que yo mismo no creo que pudiera tener nada jamás con nadie que no fuese de Teleco o en su defecto de Informática...

La cosa está realmente complicada, y sobre todo a partir de ciertas edades. Yo sinceramente ya paso (no me lo creo ni yo, pero bueno) Y en especial, me resulta raro empezar a compartir cosas con alguien a quien no conozco de nada, léase discotecas o match.com. Vamos, que no. Que tengo la opción de ser yo mismo, y entonces no me comeré un rosco, o de intentar complacer a la otra persona, y entonces algo puede caer, hasta que salga el energúmeno que llevo dentro.

Así pues, viva la vida contemplativa.

Elenowsky dijo...

Unas cositas:
Muy entretenido y muy intelectual que está tu blog, que se me olvidó decirte lo que me gusta cuando hablamos ayer.
En cuanto a lo de la fiesta, es una tontería eso de disfrazarse para demostrar que se lo están pasando mejor. De todas maneras lo importante es la compañía. Si la gente es divertida y apañá da igual que vayan en chanclas o en tacones como tú (que es te estás apijando cada vez más, eso es asín).
Y en cuanto a las soluciones del último tema, yo tengo otra: Hombre solo, mujer sola... Uoooooo!